Barras de pánico

La necesidad de crear las barras de pánico, empezó cuando en 1903, en el Teatro Iroquis en Chicago, hubo un incendio que dio el fin a 594 personas, debido a que las puertas estaban cerradas con llave para que no hubiera "escape" de clientes y logrando que su edificio fuera una "jaula de muerte".